Comprender la globalización a través de las ciudades

La  leemos y escuchamos a diario en los medios, sabemos que nos afecta, que está estrechamente relacionada con la crisis económica (vaya, otra palabrita que necesita más de una mirada detenida) pero ¿hasta qué punto comprendemos el significado de lo que llamamos globalización?

En su libro Una sociología de la globalización (en parte disponible en Google Books), la socióloga Saskia Sassen argumenta que, para estudiar la globalización, hacen falta nuevos marcos conceptuales y uno de ellos lo constituye la ciudad global. La ciudad global es un terreno donde los procesos de globalización se materializan y se localizan. Se diferencian de las antiguas capitales de imperios en que no existen como entidad por sí misma, sino por su conexión con otras ciudades. En el libro, la autora recuerda las cinco hipótesis para explicar la importancia de las ciudades en los procesos económicos globales que ya expuso en un libro anterior The global city: New York, London, Tokio (enteramente disponible en Google Books):

#1 La dispersión geográfica de las actividades económicas de las empresas alimenta el crecimiento de las funciones centrales, los niveles altos de gestión. Es decir, cuanto más dispersos son las operaciones, más complejas y estratégicas las funciones centrales.

#2 Estas funciones centrales se vuelven tan complejas que las empresas empiezan a tercerizarlas a empresas de servicios.

#3 Las empresas de servicios se benefician de las economías de aglomeración que ofrecen las ciudades como centro de información gracias a la combinación de empresas, talento y experiencia.

#4 Cuanto más tercerizan las empresas su funciones más complejas, más libertad tienen por optar por cualquier ubicación ya que los trabajos que siguen realizando en la sede central ya no requieren de las economías de aglomeración.

#5 Las empresas de servicios necesitan ofrecer un servicio global, de modo que acaban por formar una red internacional de filiales que, a su vez, fortalece las redes y las transacciones entre ciudades. El proceso se alimenta a sí mismo.

En el libro, de 2007, Sassen afirma que hay unas 40 ciudades globales. Desde entonces, en 2008, Foreign Policy, basado en parte en la producción teórica de Sassen, elaboró una lista de 60 ciudades globales que aquí reproduzco desde la web de A.T. Kearney (después de leer su Legal Disclaimer, entiendo que puedo hacerlo).

Global City Index 2008 Summary Table

Para el ranking han utilizado 24 métricas según cinco dimensiones sobre las cuales tenéis más información en la web de la consultora. Madrid, por ejemplo, está en la posición 14 pero, si sólo miramos la dimensión del intercambio de la información (medida mediante las publicaciones internacionales, la cobertura de noticias internacionales y la penetración de banda ancha, entre otros), es la novena. La lista también reafirma a Sassen en que el fenómeno de las ciudades globales “quiebra en parte la antigua división entre Norte y Sur en tanto construye una geografía de la centralidad que incluye importantes ciudades del Sur aunque su ubicación en la jerarquía global sea modesta”.

Para terminar, me habría gustado dejar aquí una foto más personal de Saskia Sassen en el salón de su casa con su esposo Richard Sennett (al enfrentarme a textos de este calibre, me ayuda conocer un poco el lado personal del/a autor/a…)  pero en este caso entiendo que no puedo hacerlo, así que os dejo con el enlace al artículo del The New York Times.

Buzz, Sidewiki e identidad virtual

En la asignatura Metodologías cualitativas de investigación social, que cursé el semestre pasado, experimentamos algunas partes de una investigación cualitativa sobre Internet. Yo elegí como escenario el entorno Sidewiki de Google y en ese entorno probé dos métodos de la investigación cualitativa: la observación participante y la entrevista.

Durante la primera sesión de observación participante, lo que más me llamó la atención era el perfil de quien escribe la entrada. Se trata del perfil que la persona tiene en Google y donde tiene la posibilidad de presentarse, dar píldoras de información sobre sí mismo (donde creció, sitios donde ha vivido, en qué trabaja, donde estudia, etc.) e incluir enlaces a sus sitios en la web. Una y otra vez hice clic sobre el avatar para ver los perfiles. Nunca dejé de mirar la recopilación de las entradas Sidewiki que el perfil de Google recoge en orden cronológico lo cual me afirmaba que en Sidewiki la identidad digital tenía un papel destacado. Basándome en las lecturas de Hine y en lo que observé, mi impresión era que la identidad del usuario aumenta o bien reduce la autenticidad de la entrada. Si una entrada Sidewiki estaba respaldada de una identidad virtual “sólida” (perfil de Google con foto y bastante información, enlace a un blog o al sitio web del usuario) automáticamente percibía la entrada como más fiable.

La entrevista me aportó otro dato más al respecto: Sidewiki también parece ser un recurso en la estrategia de construcción de la identidad virtual del usuario. Mi informante me dijo que “tenía en cuenta” que Google registraba sus entradas Sidewiki en su perfil, que “no quería que cualquier cosa se quede en su perfil” ya que trataba de “construir una identidad virtual que tenga que ver con su profesión”. En esta misma línea apunta su observación de que “es interesante cuando sidewiki se superpone a un foro porque en sidewiki en general utilizas tu usuario de google que suele estar asociado a tu verdadera identidad en cambio en los foros generalmente uno usa un usuario anónimo”. Mi propia experiencia es muy similar y me aventuro a afirmar que Sidewiki permite que la confianza en la información, importante cuando se trata de generación de conocimiento, se sustente en parte sobre quién la da.

Ahora, con la llegada de Buzz, Google ha añadido otro recurso más, y qué recurso, para la construcción de la identidad virtual. Si permitimos que Buzz “coleccione” nuestras publicaciones y actividades en otros sitios (sean de Google como Picasa o Reader, sean otros como Twitter o Flickr) tendremos una página de perfil aun más dinámica que ofrecerá un rico cuadro sobre nosotros, lo que hacemos y lo que pensamos. Sidewiki y Buzz se refuerzan y aumentan el valor del otro mutuamente.

Por otro lado… Buzz genera preocupación, a veces paranoia de que “todo el mundo ve todo”. Otras veces espanto porque se le ve como otro intento más de “robarnos el tiempo”. A este respecto, me gusta mucho la valoración que hace de Buzz Umair Haque según sus “principios del diseño para el significado”. Os animo a leerlo, a mí me resultó muy relevante y esclarecedor, especialmente el punto de que Buzz es “egoista” ya que recoge todo de otros sitios sin dar nada a cambio.

Para terminar, una imagen de dougbelshaw.com/blog acerca de lo que significa Buzz para Facebook y Twitter que me hizo gracia…

This is what’s really going on.../ by dougbelshaw

El nuevo orden del orden: adiós al “todo en su sitio”

El problema es que estamos abarrotados de información
¿De dónde saco yo tiempo para los 1.500 artículos al dia que llegan a mi lector de feeds?

Estas frases reflejan uno de los problemas que percibimos los humanos a los que nos ha tocado vivir en la Era de la Información pero que seguimos disponiendo de sólo 24 h al día.

Y  entonces leo en el libro La Alquimia de la Multitudes de Francis Pisani y Dominique Piotet (Paidós Editorial, 2009, 25 eurazos o disponible online en francés) que “cuanta más información tengamos, más eficaz será el orden“. Están hablando de las folcsonomías, un “nuevo tipo de organización de la información” distinta a las tradicionales taxonomías. Recurren a David Weinberger, filósofo y uno de los autores del Manifiesto Cluetrain (le debemos lo de “los mercados son conversaciones”) para explicar las características de las folcsonomías:

  1. Se presentan bajo la forma de montones de hojas y no de jerarquías tipo árbol
  2. En vez de diseñarse de antemano, se desarrollan sobre la marcha
  3. No pertenecen a nadie y no están controladas ni centralizadas por nadie

Weinberger es autor del libro Everything is Miscellaneous, The Power of the New Digital Disorder (Todo es diverso, el poder del nuevo desorden digital). La introducción y el primer capítulo están disponibles en inglés en el blog del libro y ofrecen, lo he comprobado, una experiencia de lectura estupenda.

La solución a la sobreabundancia de información es añadir más información” afirma Weinberger y, efectivamente, es lo que hacemos cuando etiquetamos nuestras fotos en Flickr o Facebook. En el mundo físico, una foto sólo puede estar en un sitio concreto de un álbum concreto. En el mundo digital, puede estar en varios sitios a la vez. Adiós al “todo en su sitio”. En el nuevo orden del orden “todo es diverso”: la foto que yo etiqueto como “la boda de Miguel” otra persona la puede etiquetar como “momento embarazoso” o “baile ritual”. Y ninguna es mejor que la otra porque una de las consecuencias del nuevo orden del orden es que “debemos deshacernos de la idea de que existe una forma mejor que las demás de organizar el mundo”.

Esto tiene otras y bien profundas consecuencias en las instituciones que tradicionalmente tienen la autoridad de clasificar el mundo. El nuevo orden del orden “hace que cambie nuestra percepción de cómo está organizado el mundo y – más importante aún – de quién tiene la autoridad de ordenarlo.”

Wordle

He cambiado la cabecera de mi blog por un Wordle.

No estoy segura de que el ‘producto’ se llame así pero el ‘juego’ con el que se hace se llama Wordle y es sencillísimo y divertido (este último es uno de los motivos por el que utilizamos la web ¿o no?). Lo creó Jonathan Feinberg, ingeniero en IBM Research (nota 29/05/2010: desde marzo de 2010 forma parte del equipo de Google Books) y ex-batería de la banda neoyorquina Church of Betty.

Estas nubes de palabras se crean a partir de un texto plano, un URL o etiquetas del.icio.us. Una vez creadas, su diseño es modificable según los gustos de cada cual. Cada palabra aparece sólo una vez y su tamaño depende de las veces que se repite en el texto fuente.  He aquí otro a partir del URL de este blog:

Después de crear la nube de palabras con este Java applet (que utiliza Google App Engine para funcionar… Google está en todo), podemos exportarla a un PDF, publicarlo en una galería pública (así obtenemos un código para insertalo en otro sitio web pero también  se nos dice que no podremos borrarla de la galería) o bien hacer una captura de pantalla (que es lo que yo he hecho).

Las nubes de palabras que se crean con Wordle tienen una licencia Creative Commons – Reconocimiento, es decir,  las podemos utilizar, publicar, distribuir, imprimir en camisetas, crear con ellas portadas de libros, pósteres…. podemos enriquecernos con ellas como nos dé la gana, siempre que digamos que se creó con Wordle.

La aplicación misma tiene ‘todos los derechos reservados‘, alguna parte del código incluso es propiedad de IBM porque Feinberg lo creó, en parte, en el trabajo (aunque no lo define como un proyecto de IBM sino como un proyecto personal). Especulo: necesitaría algo parecido en su trabajo (por ejemplo, para este artículo sobre el análisis de las palabras utilizadas en los discursos inaugurales de los presidentes de EEUU) , lo crearía y pensaría que…

Pues eso os lo cuenta él en una entrevista en inglés de seis minutos titulada Can I have a Wordle with you? (resulta que no he acertado del todo con sus motivos y es interesante que diga que hay que ser cuidadosos al sacar conclusiones de los Wordles de los textos – por eso lo llama ‘juego’)

Sharismo

Vi esta palabra por primera vez en el blog de Yoriento. Sharismo me parecía una palabra antiquísima, me sonaba a chamanismo, zarismo y cosas así. No lo identificada para nada con la palabra inglesa. Me ocurre mucho con las palabras españolizadas, sobre todo al escucharlas pronunciadas la primera vez: güeb, crisma…

En fin, pensé que se trataría de algo trascendental, me preparaba para hacer el esfuerzo intelectual que generalmente necesito para captar el significado de palabras como estructuralismo, diacronía, hermenéutica, epistemología (todas ellas de mi otra asignatura, Métodos Cualitativos de Investigación Social y que, a pesar de estas palabras, me encanta).

Al ver que sharismo equivalía a compartismo (sharism en inglés), primero me resultó gracioso.

Después, al leer sobre su significado, he vuelto a pensar que se trata de algo transcendental. Lo visualiza muy bien la siguiente imagen que encontré en El Caparazón:

Según Isaac Mao, que parece ser el creador de la palabra (corregidme, por favor, si no es así) el sharismo es “el Espíritu de la Era de la Web 2.0” y “pretende transformar el mundo en un Cerebro Social emergente: un híbrido interconectado de gente y software”. “Somos Neuronas en Red conectadas entre sí por las sinapsis del software social” – añade en su ensayo “Sharismo: una revolución de la mente” traducido al castellano por Emilio Quintana de Blog Nodos Ele.

Os confieso que la idea que trasmite la imagen y el ensayo de Isaac Mao, aun coincidiendo con Emilio Quintana al atribuirle un “exceso de optimismo”, me resulta muy atractiva. De pequeña pensaba que nuestras células eran como planetas que formaban el cuerpo y, a su vez, a los planetas del Sistema Solar los veía como las células del cuerpo de un ser gigante…

Ya que este post aparece en la categoría Glosario, aprovecho para comentar que sharismo ya ha generado una palabra derivada: los  “shareros” (héroes del sharism) que , según Mao, “se convertirán de forma natural en los líderes de opinión de la nueva red”.

Os dejo con una imagen de este simpático chino (me parece bonita) y os animo a leer su ensayo que es cortito.

PD: Del blog Humanismo y Conectividad he sabido que el ensayo es parte del libro Free Souls que integra retratos y ensayos de gente “deseosa de compartir”, realizado por el empresario y fotógrafo Joi Ito, actual director general de Creative Commons. Más fotos bonitas…

“Barra libre” de medios sociales en clase

Hablando del uso de la web 2.0, “algunos de los chavales están adelantados a sus profesores, pero la mayoría no lo está”.  Así, de modo muy resumido, argumenta Howard Rheingold, profesor universitario y acuñador del témino comunidad virtual,  la necesidad de enseñar el uso de los medios sociales en clase.

“Totalmente libre, tanto en el sentido de free speech como en el de free beer.” Y así introduce Rheingold el entorno virtual Social Media Classroom (SMC), un servicio web que integra una serie de medios sociales para utilizar en cualquier asignatura. Se trata de un entorno basado en Drupal, un sistema de gestión de contenidos de código libre, e incluye foros, blogs, comentarios, wikis, chat, marcadores sociales, microblogging, RSS, compartición de imágenes e vídeos, widgets y más cosas propias de la web 2.0. Os lo cuenta él (en inglés y en su original y divertido estilo) en este vídeo de ocho minutos:

[blip.tv ?posts_id=1193087&dest=-1]

Rheingold dice que “el poder de usar los medios sociales en procesos de aprendizaje NO viene de que hacen las formas de comunicación tradicionales (discusiones en clase, lectura de textos, exámenes) más efectivas”. (Al leer esto, recordé el estupendo vídeo brasileño “Tecnología o metodología“, de apenas tres minutos, que seguro que muchos ya conocéis.)

El poder de estos medios, dice “deriva de que permiten formas de comunicación y comportamiento social que antes sólo eran accesibles para un élite muy reducido”. En los foros es posible mantener discusiones multimedia con la participación de muchas personas y durante largos períodos (¿cuántas discusiones de este tipo recordamos de nuestros años en la universidad?); a través de los blogs los estudiantes aprenden a expresarse usando sus “voces individuales”, filtran información, difunden conocimiento y también interactúan con el público en forma de comentarios (¿a cuántos nos supone un problema argumentar bien sobre un tema y en público?); en los wikis crean documentos y conocimiento de modo colaborativo (¿cuántos lo hemos hecho antes de que Gregorio nos lo pidiera?); con los marcadores sociales “coleccionan” conocimiento de modo simple y con el enfoque “de abajo hacia arriba” (un enfoque que a todos nos gusta pero ¿sabemos practicarlo?); el microblogging y el chat son canales de comunicación síncronas que se pueden usar para fines específicos.

Bien, pero las herramientas que facilitan estas formas de comunicación ya existen, pensé, ya que se pueden crear blogs en WordPress o Blogger, hacer microblogging en Twitter, compartir marcadores sociales en Del.icio.us, etc. Por qué crear otro entorno nuevo, por qué otro software, me preguntaba.

Pues, la idea de crear este entorno le surgió a Howard Rheingold al enseñar las asignaturas de comunidad virtual y periodismo digital en las Universidades de Stanford y Berkeley. Al pedir a sus estudiantes (universitarios y que, como él dice, “no se suelen alejar más de un metro de sus portátiles”) que creen un blog y editen una wiki, vio que éstos se agobiaron. Entonces, en 2008, creó este entorno uniforme de medios sociales a utilizar en procesos de aprendizaje grupales (y no sólo para aprender sobre medios sociales sino para utilizar por cualquier profesor que quiera usar en enfoque pedagógico más participativo).

¿Os imagináis aprender así? En la UOC lo estamos haciendo pero ¿os lo imagináis en la universidades que no sean a distancia, o desde secundaria e incluso desde antes?

Lo que a mí me concierne, a los 30 años y después de aproximadamente un año utilizando más o menos de manera activa (aunque no siempre reflexiva) la web 2.0, creo que en un entorno así, hubiera disfrutado mucho más aprendiendo. Sobre todo porque utilizarlo es imposible con  profesores que no sean ellos mismos “2.0”. Y para que lo sean, Rheingold creó, dentro del mismo entorno, un espacio llamado comunidad de práctica para ellos.

Un software bastante completito ¿no os parece? Me pregunto si existe algo parecido en castellano y si no, cuánto tardará en llegar. Y, después de leer el mensaje de Gregorio y el artículo de Eduard Punset sobre cuál será la próxima revolución, me pregunto si herramientas como ésta estarán en el día a día de los maestros después de la “reforma radical” de su profesión (¡y ojalá acierte Punset con su pronóstico!).

Sidewiki de Google: otra herramienta de la web 2.0

Aprovechando la sugerencia de Gregorio, comparto uno de mis últimos decubrimientos en el océano de la web 2.0: Sidewiki, una herramienta que Google lanzó el pasado septiembre.

¿Qué es Google Sidewiki?

Es una aplicación que se instala en la barra Google del navegador o bien se añade como bookmarklet y que permite crear contenidos literalmente “al margen” de cualquier web. Las aportaciones aparecen en el margen izquierdo de la misma y quedan asociados a la cuenta que el usuario tiene en Google. Es decir, no se pueden realizar aportaciones anónimas. El propio vídeo de Google lo explica todo muy bien y con música sugerente:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=CsjJOsx84MA]

El no poder realizar aportaciones anónimas y el hecho de que el propietario del contenido del sitio web no es el propietario de las aportaciones de Sidewiki (Google utiliza un “algoritmo de calidad” y puntuaciones de los usuarios para determinar el orden en el que deben aparecer las entradas) hace este entorno distinto al de los comentarios de los blogs.

En parte, con razón se quejan los blogueros de que Google está “alquilando un local” dentro de sus blogs al “desviar” los comentarios (Josh Bernoff). Por otro lado, personalmente me siento más identificada con la opinión “conversación distribuida, reflexión centralizada” (El Caparazón) y que ve las distintas herramientas de la web social como complementarias. Es decir, conversación distribuida en Sidewiki, redes sociales, herramientas de recomendaciones, etc. y reflexión centralizada en los blogs.

También me parece muy relevante la opinión de José Antonio Gallego de que “Google Sidewiki será muy beneficioso pues obligará a muchas empresas e instituciones que no se planteaban establecer un diálogo con la comunidad, a “coger el toro por los cuernos”, y entender de una vez que ya no existen discursos unilaterales“. En cuanto al futuro, afirma que “Sidewiki puede quedar como una herramienta de minorías, o cambiar de manera casi total el actual panorama”.

El futuro es, efectivamente, difícil de pronosticar porque Sidewiki tan sólo tiene dos mesecitos. En un reciente post en su blog oficial, los de Google nos cuentan algunos ejemplos de cómo se ha venido usando hasta ahora: contar la experiencia vivida en primera persona en un terremoto; consejo de un médico en relación con la vacuna contra el H1N1; añadir una referencia que faltaba en un artículo sobre medicina…y hay más. Para lo que quieren mantenerse al tanto de la novedades de Sidewiki, lo mejor es seguir Sidewiki en Twitter.

Aquí tenemos, pues, el comienzo de una historia con mucho potencial. Animaos a instalarlo en vuestro navegador para ver el mensaje que os he dejado al margen de esta misma página. Y hay también premio: ¡la primera persona que escriba una entrada Sidewiki para este blog, tiene una invitación a Spotify!

Día de la Seguridad de Datos

Cada año el 28 de enero la UE celebra el Día de la Protección de datos. Es una iniciativa principalmente dirigida a la comunidad educativa, niños/jóvenes y padres incluidos. De ahí que se organice un concurso de creación de vídeos (mejor dicho, de presentaciones multimedia) para personas de 15 a 19 años.

Aunque la campaña no trata la seguridad con el detalle técnico con el que lo tratamos en la asignatura, me pareció interesante leer los consejos que se dan en el sitio web de esta campaña (¿Qué hacer para protegerse?) por un lado para Alumnos y, por otro lado, para Profesores y Padres que aquí reproduzco:

Alumnos

  • Para proteger tu vida privada no publiques nunca en línea datos personales como tu nombre real, dirección, número de teléfono, nombre de tu centro escolar o información sobre familia o amigos.
  • Cuando chatees usa un apodo y no des información personal si no conoces (fuera del mundo virtual) a la persona con la que estás hablando. Asegúrate de no dar involuntariamente información que pudiera servir para localizarte o identificarte, como por ejemplo, aficiones, por donde sueles salir, etc.
  • Ten cuidado con las cookies y haz que tu navegador las evite.
  • Una regla básica: si algo no es aceptable en el mundo real, tampoco lo es en el mundo virtual.
  • Las webcams pueden suponer un problema particular…

Profesores

  • Tenga presente las opciones de confidencialidad cuando utilice redes sociales.
  • Utilice una foto de perfil neutra. No postee nada que pueda resultar vergonzoso.
  • No acepte nunca peticiones de amistad de sus alumnos en las redes sociales. (Bueno, este consejo no me convence: los profesores y los alumnos necesitan saber convivir en la red, y, además, las redes sociales son un entorno muy rico para el aprendizaje, en mi opinión)

Más en la web de la campaña.

Lo que más gusta de esta campaña son los vídeos publicitarios de los que aquí os dejo uno (hay más y mejores en YouTube):

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=mYy-gAqgQTk]

eGroupWare: entorno virtual de colaboración

Me gustaría compartir con vosotros un software que he conocido hace unos días. Se trata de eGroupWare, un software libre que potencia el trabajo en grupo. Estoy participando en un proyecto internacional y el socio tecnológico del proyecto (Alasin Media, de Finlandia) nos propuso este software como entorno virtual de colaboración.

Nos han comentado que la aplicación FileManager de eGroupWare tiene bastante bien solucionado el tema del intercambio de archivos guardando las distintas versiones. También tiene una aplicación de crear Wikis que, me imagino, tambén utilizaremos.

Ya os comentaré mis experiencias con eGroupWare… Mientras tanto, he aquí una viñeta de Andar lento. Porque eGroupWare potenciará la colaboración pero sólo si se quiere colaborar.

Burros

Garbage In, Garbage Out (GIGO)

Me la encontré en el libro “Qualitative Research in Management” de Evert Gummesson (2000). Es un libro que leemos en la asignatura Métodos Cualitativos de Investigación Social. Es una expresión que proviene de la compitación y se refiere a que los ordenadores procesan cualquier input, aunque sea sin sentido para producir un output, aunque también sin sentido.

En el ámbito anglosajón se usa comúnmente para referirse a situaciones en que los resultados son pobres porque los datos (o cualquier otro tipo de input) con los que trabajamos son incorrectos o imprecisos.

Por ejemplo, de un texto confuso difícilmente sale una traducción brillante, de un pulpo no ablandado un buen pulpo a la gallega o de comer comida basura un organismo fuerte y sano.

En español se utiliza la expresión “basura que entra, basura que sale”. En el blog Análisis y comunicación de datos cuantitativos he encontrado la siguiente tira de Dilbert que viene a cuento:

Tira de Dilbert

Del acrónimo GIGO se ha creado Garbage In Gospel Out. Expresa bastante bien las situación cuando la tecnología se convierte en mantra, ¿no?