Por debajo de 50, no hay relación entre edad y alfabetización web

I found that among people 50 and under, there was no relationship between age and Internet know-how. Rather, higher income and higher education were related to higher Web-savvy.

Eszter Hargittai en The Huffington Post sobre los riesgos de suponer que “los nativos digitales” inherentemente saben manejarse en la red y el consiguiente abandono de las ofertas de alfabetización digital.

Dos formas de alfabetizar(se)

Región Ribbonfarm

La semana pasada estuve en una charla sobre alfabetización digital que fue la inspiración del post Alfabetización sin apellidos en este blog. Todo el rato en la charla se daba por supuesto, y yo también lo hice en el post, que alfabetización significaba saber leer y escribir.

Pero esto no es la única definición de alfabetización. Uno de mis bloggers favoritos habla de que antes de la era industrial, con su masificación de productos de imprenta y la aparición de los medios de masas, también podemos hablar de alfabetización. En aquel entonces, muchas personas no sabían leer y escribir pero no por ello eran analfabetas. Cualquier bardo, cantaor o abuela que contara historias, muy pocas veces sabía leer y escribir. Pero sabía exponer y también sabía condensar significados. Usaba la lengua de una forma sofisticada, abstracta, creando nuevos mundos y verdades. Y luego recreándolas. Y, al volver a contarlas, remezclándolas con otras historias. Sin versión canónica.

Esta es pues otra definición de alfabetización: saber exponer y condensar con la lengua como herramienta. ¿No resulta mucho más útil y esclarecedor que «saber leer y escribir», cosas estas últimas dos que tan fácilmente se vuelven habilidades mecánicas e instrumentales?

Una definición que, de repente, ofrece un marco más adecuado también para hablar de alfabetización digital. La habilidad que se busca es la misma: saber exponer y condensar, dando forma y contenido a significados. Sólo que ahora con más herramientas al alcance de más personas y con lenguajes más allá de la lengua escrita e impresa, como el hipertexto, la lengua oral y los lenguajes visual y musical. Como ven, entre los lenguaje más allá, hay tanto anteriores como posteriores a la era de la imprenta.

¿Qué les parece esta definción? Si gusta, lean el post entero que la condensa (y condensar no necesariamente quiere decir que algo sea breve).

Alfabetización sin apellidos

Kim Tairi

El uso del concepto de alfabetización digital para el desarrollo de competencias que permitan a las personas desarrollarse en un mundo abierto y digital, desde siempre me ha parecido problemático. El caso es que, en mi mente, alfabetización está muy ligada a la comunicación textual, algo con lo que no debo de estar muy desencaminada ya que ayer mismo, en la presentación de un libro sobre el problema del que es coautor, Manuel Area vinculó la alfabetización con la capacidad de leer y escribir. Pero, además de con leer y escribir, también la asocio a aquello que se enseña y se valora en las instituciones de la sociedad industrial y que tiene mucho que ver con la externalización de la cognición en las instituciones. Y ahí es donde me surge la duda. ¿Seguro que queremos importar el concepto, adaptándolo al mundo en red?

Cuando se intenta, como en el libro que se presentó ayer, es inevitable darse cuenta de que no se puede adaptar sin más. Aprender a usar las nuevas tecnologías para alfabetizarse en lo digital, no dota a las personas de la capacidad de desenvolverse en la sociedad digital. Ni a los profesores a enseñar mejor. Ni a los padres a ser mejores padres. Estamos como estábamos pero, eso sí, en un entorno que nos pide, cada vez más, que cambiemos. Y lo pide cada vez con más ímpetu.

Es así que pensar sobre la alfabetización digital nos devuelve a las preguntas viejas, a los fundamentos. Comenté por aquí que en la escritura, la web suponía una nueva ocasión para recordar la importancia de la buena redacción y la buena edición. Pues también supone una nueva ocasión para redescubrir el proceso a través del cual las personas desarrollan sus habilidades y el rol de la comunicación en este proceso. Y si aprovechamos la ocasión para hacer las preguntas adecuadas, llegamos a la conclusión de que, para una exitosa «alfabetización digital» de las nuevas generaciones, los profesores y los padres lo que necesitan es comprender primero ellos mismos cómo funciona Internet como medio de comunicación y los padres lo que necesitan es ante todo… tiempo a pasar con los hijos.

Vengan de un estudio de la Fundación Telefónica, vengan de la UNESCO o de una de las miríadas de conversaciones sobre el problema, no son conclusiones con los que dar por terminada la indagación. En principio no estoy en contra de dotar a conceptos que ya no nos sirven, como alfabetización, de nuevos significados. Y entre estos nuevos significados para alfabetización, uno de los imprescindibles es despertar en las personas su faceta más creadora y menos pasiva, más hacker y menos tabletizada (por muy de moda que estén las tabletas). Lo pueden hacer las personas que, efectivamente, más tiempo pasan con «la persona a alfabetizar»: profesores, padres, pares o compañeros de escuela o trabajo.

Foto | Kim Tairi