Libro de gestión personal de conocimiento: crowdfunding en jarche.com

Foto de Harold Jarche

Es la primera vez que participo como mecenas en un proyecto de crowdfunding: el de Harold Jarche para financiar la elaboración de su libro sobre gestión personal de conocimiento. Llevo leyendo su blog desde hace casi un año, casi cada semana. Sé que va a escribir algo que me va a gustar y que, además, creo necesario. Financiar el proceso de elaboración entre una variedad de mecenas a cambio de la liberación del libro una vez escrito, me parece un buen trato.

No sé, por cierto, hasta qué punto este funding es crowd, pues en relación a Harold Jarche no me siento parte de una multitud o colectivo. La atención sostenida en el tiempo que supone seguir un blog y mantener conversaciones en comentarios da como resultado, creo, una relación de cierta cercanía. ¿Será que la crowd del crowdfunding se construye en las plataformas? ¿O seré yo que me incomoda contemplarme como parte de una multitud?

10 comentarios en «Libro de gestión personal de conocimiento: crowdfunding en jarche.com»

  1. Bueno, la adición e importación de la expresión “crowd” también tiene problemas para mi. “Multitud” como solemos traducir también es para mi una traducción parcial. La cuestión de la definición a mi me ha dado muchas vueltas, al final acepté “financiación colectiva”. Pero, “subscripción pública”, que es un término que cada día me gusta más, ya existía. No es chic ni tiene glamour, pero es el mejor. ¿Por qué? Porque entraña una idea básica que encuentro en el método: existe un componente comunitario tras él y la ética que exige una honestidad rotunda en los fines.

    1. «Suscripción pública» me transmite mejor a mí también la idea del tipo de compromiso del que se trata y el componente comunitario que comentas. Aquellas plataformas que sepan escalar teniendo claro esto, desde luego aportarán valor, funcionando como un Proxy de Dunbar construyendo confianza donde no había o no se veía. Muy en línea de la legitimización que comentabas en comentarios en tu blog. Un reto grande que merece la pena afrontar.

    2. Comparto tu visión sobre la expresión “suscripción pública”, aunque a falta de otra más depurada (por cierto: ni chic ni glamour, pero castiza :-)), porque “pública” se hace demasiado grande… Me da la impresión de que sólo encaja cuando el sujeto “funded” es una “estrella”. En el resto de casos, es cosa de *una parte especial* del público/multitud/masa: quienes conocen y siguen y tienen en consideración a quien busca la cobertura financiera. El matiz de “supporter” o “admirer” falta en “público” o en “colectivo”.

      Crowdfunding/Financiación colectiva iría más con el apoyo a, pongamos, un plug-in de Firefox de uso muy extendido (como Adblock Plus, con casi 14 millones de usuarios), aunque estos casos tienen más de remuneración que de financión.

      ¿Financiación de seguidores?… ¿Cómo decantar la admiración, el reconocimiento y el interés en la actitud de un seguidor para diferenciarlo del arrimo de un fan o la adhesividad de un “liker”.

      La “atención sostenida” y la “relación de cierta cercanía” de las que habla Bianka es lo que da cuerpo a estos proyectos (la “tribu” de la que habla Godin):

      Sé que va a escribir algo que me va a gustar y que, además, creo necesario. Financiar el proceso de elaboración entre una variedad de mecenas a cambio de la liberación del libro una vez escrito, me parece un buen trato.

      ¿Cómo encajar eso en lo definido: Financiación participativa, Financiación comprometida, Financiación de compromiso, Financiación vinculante?

      1. Para mí todas son válidas, pues también en cuestiones de naming, la belleza está en los ojos de quien mira. Lo que más me importa es la existencia de una ética que respete a los que financian (el componente comunitario, la honestidad, el no perder de vista el porqué de las cosas, esa parte de lo tribal que merece la pena recuperar ). Y esto requiere, creo, convertir lo que puede parecer un crowd en una red de personas que apoyan un proyecto, es decir, en una red que crea valor. Ese es el reto de las plataformas.

        Respecto al Adblock Plus, ¡no me imaginaba que era tan usado! Desde luego, crea un mundo paralelo en experiencia web. Y ahora que lo mencionas, seguro que de las comunidades de desarrollo de software libre, que tienen un botón de Donar pero también muchas otras formas de contribuir, se puede aprender mucho en el mundo de la financiación colectiva, y vice versa.

        1. Leyéndote lo de red creadora de valor, se me ha venido la idea de desintermedicación monetaria y crediticia que implica esta manera de financiar:
          1. Son formas de préstamo personal para hacer posible un proyecto (personal, científico, artístico…) que escapan al orden bancario de crédito basado en deuda (no hay “deuda”, sino acuerdo, promesa o contrapartida; y se “paga” al crear la obra o publicar al investigación).
          2. Mientras no se “regule” (mientras no lo regule el Estado) esta forma de trueque apriorístico está limpia de injerencia tributaria impuesta, siempre que las aportaciones se puedan canalizar por vías no fiscalizadas (y puede parecer una fuente de riesgo para quien financia, pero el riesgo se disipa en la credibilidad profesional del solicitante de la financiación, en lo que conocemos de esa persona, lo que nos hace confiar en ella y respaldar su proyecto).

          1. (Mi blog ha sido hackeado 🙁 y no sé cuánto tardaremos en limpiarlo, de modo que contesto desde la interfaz confiando en que llegue por RSS o suscripción por mail)

            Pues no había reparado en las implicaciones fiscales hasta ahora. En este aspecto son bastante distintas las plataformas de microcrédito (en las que sí existe el concepto de deuda monetaria) y las de crowdfunding. En el segundo caso es el IVA, creo, que se está pudiendo evitar al plantearse el intercambio en términos de financiación y no compraventa. ¡Muy interesante!

          2. Unfreakingbeliavable… Hay que ser muy muy bobo o estaer muy muy aburrido para hacerle la puñeta a un blog así. Enfín, siento oírlo, espero que puedas reponerlo sin dificultades ni pérdidas serias 🙂

Los comentarios están cerrados.