Hacia una formación profesional doblemente dual

FP Dual

Después de desarrollar varios proyectos piloto de Formación Profesional Dual (en adelante FP Dual) desde los años 90, con el Real Decreto 1529/2012, del 8 de noviembre de 2012, el Gobierno español sentó las bases para el desarrollo del Sistema de FP Dual en España.

Contexto

En la sombra de un paro juvenil por encima del 50% y un abandono escolar por encima del 30%, algunos ven en la FP Dual, cuyo respaldo por parte del Gobierno recibió un fuerte empujón desde Alemania, una oportunidad de creación de empleo. El nuevo modelo supone cambios tanto para la FP de Grado Medio como de Grado Superior, para alumnos de entre 16 y 24 años y, de forma provisional, hasta 29 años.

En el modelo vigente, que no es «dual», encontramos, en la mayoría de los casos, módulos de FP de 2.000 horas de duración, de los cuales 400 corresponden a prácticas en empresa que se denominan formación en centro de trabajo o FCT, negociada por los profesores de FP de los centros. Durante estas prácticas, los alumnos tienen estatus de estudiante, es decir, no entran en relación laboral con la empresa.

Doblemente dual

En mencionado Real Decreto crea dos estructuras para el desarrollo de la FP Dual. Por un lado, el contrato para la formación y el aprendizaje y, por otro lado, los proyectos duales de los centros de FP. El primero es la copia del modelo alemán; el segundo, el desarrollo en una dirección más «dual» del sistema actual centrado en la escuela.

Contrato para la formación y el aprendizaje

Las empresas podrán firmar contratos para la formación y el aprendizaje con personas de 16-24 (provisionalmente hasta 29) años, y que no dispongan de cualificación profesional oficial relacionada con el contrato. Se trata de un contrato laboral, es decir, en este escenario el alumno es un empleado que estudia.

Lo que sigue es un intento de resumir las características del sistema.

  • El tiempo que la persona dedica a trabajar asciende, en el primer año a un máximo del 75% y, a partir del segundo año, a un máximo del 85% de la jornada completa. Es decir, el primer año dedica al menos el 25% de su tiempo a estudios fuera del contexto de trabajo. A partir del segundo año, ese tiempo se reduce a un 15% de la jornada.
  • La persona es apoyada en su aprendizaje por un tutor dentro de la empresa.
  • El estudiante recibe un sueldo de acuerdo con el convenio colectivo de su sector y proporcional al tiempo dedicado al trabajo. El empleador recibe una bonificación en la cuotas de seguridad social que corresponden a ese sueldo. Bonificación que puede mantener durante un tiempo después de la finalización del contrato para la formación y aprendizaje si mantiene la relación laboral.
  • La duración del contrato para la formación y el aprendizaje será de un mínimo de 6 meses y un máximo de 3 años.
  • El contrato debe llevar a una cualificación profesional oficial, entera o parcial, que han de validar los órganos correspondientes.
  • El contrato debe ir acompañado por un acuerdo con un centro de formación que apoya al estudiante en el aprendizaje no práctico (el que no sucede en el contexto del trabajo). Este apoyo también incluye un tutor.
  • El aprendizaje en el centro de formación puede ser presencial, a distancia u online, o bien una mezcla de todo esto.

Este sistema presupone un compromiso fuerte del empleador, parecido al que se observa en el modelo alemán. Aunque no existe obligación de contratación después de la finalización del contrato para la formación y el aprendizaje, es evidente que si el empleador no ve en el sistema una oportunidad de invertir en talento futuro –cosa que le llevará a mantener la relación laboral sin que nadie le obligue– entonces directamente no se mostrará interesado en un contrato que le presupone tal grado de compromiso.

Proyectos de formación dual de centros de FP

En el segundo subsistema para el desarrollo de la FP Dual, la iniciativa está de parte de los centros de formación o, para ser más precisos, de los Gobiernos Autonómicos que los mantienen y financian. En este caso se trata de que el alumno es un estudiante que hace prácticas en empresa. El Real Decreto define los detalles en bastante menor grado que en el caso del contrato para la formación y el aprendizaje. El motivo es, podemos suponer, que éstos dependerán de cada proyecto y de cada Gobierno Autonómico concreto.

Algunas características de estos proyectos que sí están expuestas en el Real Decreto.

  • Las prácticas en empresa ocupan como mínimo 33% de la duración de la formación. Si hasta ahora de 2.000 horas 400 eran prácticas (las antes mencionadas FCT), en el marco de los nuevos proyectos duales las prácticas aumentarán hasta, al menos, 700 horas.
  • La duración de los módulos formativos, ahora la mayoría de 2 años, puede prolongarse hasta 3 años.
  • El alumno es apoyado por un tutor en sus prácticas en empresa.
  • No existe relación laboral entre el empleador y el estudiante, ni compromiso de contratación después de finalizar la formación.
  • Los estudiantes pueden recibir becas durante sus estudios. El importe de éstas variará en función del financiador y del proyecto. El financiador puede ser el empleador, fundaciones, el Estado o cualquier otra institución.

Este subsistema de la FP Dual está, como hemos visto, vinculado al sistema educativo y no al laboral. Respetando los puntos anteriores, las autoridades educativas pueden firmar diferentes acuerdos con empresas, fundaciones, etc. para la implementación de proyectos de FP Dual.

Implementación actual de la FP Dual en España

Los dos subsistemas que establece el Real Decreto para la FP Dual en España se desarrollarán en los próximos años, previsiblemente, a ritmos muy diferentes. Mientras el contrato para la formación y el aprendizaje conecta poco con la realidad laboral y económica en España, los proyectos de FP Dual gozan actualmente de un apoyo sólido de las autoridades gubernamentales.

Una empresa que sí se adaptó al contrato para la formación y el aprendizaje es Seat, que pertenece al Grupo Volkswagen. En su propio centro de formación lleva 55 años con su programa propio de formación, que dura 3 años e incluye 2.450 horas de prácticas. Aquellos que lo terminan, pasan a ser empleados de Seat con contrato indefinido. A partir de los cambios que introduce Real Decreto que tratamos en este post, los alumnos cobran un sueldo durante sus años de formación: 250 euros al mes el primer año, 420 euros al mes el segundo año y 530 euros al mes el tercer año. Hasta ahora, de las 60 personas que comenzaban cada año la formación, la solían terminar unas 40. Ese ratio, previsiblemente, mejorará de ahora en adelante, pues el incentivo del sueldo durante la formación aumentó el número de los interesados de forma significativa.

El ejemplo de Seat para los contratos de formación y aprendizaje viene de fuera de lo que llaman FP reglada. El nuevo sistema sirve, en este caso, precisamente para convertir en reglado algo que antes, durante 55 años, no lo era. Por el momento no hay muchos seguidores, pues el número de empresas con estructura y capacidad propia de formación, que serían las realmente preparadas para firmar contratos para la formación y el aprendizaje, es bajo en España.

En el otro subsistema de la FP Dual, aquella vinculada a las autoridades educativas, podemos observar claramente más movimiento. La Comunidad de Madrid es una de las más activas en este terreno. En 2011 participaron en el proyecto de FP Dual de la Comunidad 60 alumnos, 7 empresas y 2 centros de FP. En 2012 el número de alumnos era 800, el de empresas 90 y el de centros de FP 6. Entre las empresas participantes están Iberia, Siemens, El Corte Inglés, INDRA, Deloitte, Accenture, az NH Hoteles, Sacyr Vallehermoso, Ferrovial, Mercedes Benz, Renault, PSA-Peugeot-Citroen e Iveco.

En estos proyectos de la Comunidad de Madrid, las prácticas ascienden, por lo general a un 50-70% de la duración de los módulos que, como consecuencia, en lugar de los hasta ahora 2 años, duran 3. Los estudiantes reciben una beca mensual de 450 euros financiada por el Gobierno Autonómico mediante los 6.000 euros anuales que se les transfiere a las empresas por cada alumnos que reciben en prácticas. Las plazas de FP Dual se solicitan mediante un procedimiento especial: el año pasado era criterio el nivel medio de inglés. La última palabra en la selección la tienen las empresas.

Proyectos parecidos se encuentran en marcha en las Islas Baleares, el País Vasco, Extremadura, Galicia, Cantabria, Castilla La Mancha, Cataluña, La Rioja y Murcia. En toda España, son actualmente 1.500 alumnos, 500 empresas y 150 centros de FP que participan en proyectos de FP Dual. De las 26 Familias Profesionales 18 están representadas, casi exclusivamente con módulos de Grado Superior.

Críticas y retos

Respecto al contrato para la formación y el aprendizaje, se percibe un consenso entre los interesados de que no existe un entorno preparado para su uso masivo. Muchos se refieren a motivos culturales para argumentar que la mayoría de las empresas no van a ver la inversión a largo plazo en algo que a corto plazo sólo les cuesta dinero. Y aunque lo vieran, dicen otros, en una cultura empresarial acostumbrada a las subvenciones, pocos van a estar dispuestos a invertir.

Más allá de las opiniones, parece indiscutible que la gran mayoría de las empresas no tiene recursos de infraestructura y organización para recibir y formar a alumnos tal como lo establece el Real Decreto. La economía española está compuesta en su inmensa mayoría por pymes sin estructura formativa dentro de la empresa.

Al mismo tiempo, merece la pena tener en cuenta que las Cámaras, que desde la eliminación de la obligatoriedad de la cuota cameral se encuentran en una especie de crisis de identidad y financiación, pueden querer convertirse en jugadores en este subsistema de la FP Dual. Para ello, en septiembre de 2012 firmaron un acuerdo de colaboración con las cámaras alemanas.

Las empresas de trabajo temporal también son susceptibles de desempeñar un papel destacado en el desarrollo de este subsistema de la FP Dual en España, pues, según la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, aprobada en forma de Real Decreto en febrero de 2013, pueden firmar contratos para la formación y el aprendizaje con sus clientes. Se abre la vía para que desarrollen paquetes de formación a medida para empresas y las implementen en el marco de estos contratos.

Respecto al otro subsistema de la FP Dual, la promovida por las autoridades educativas, por un lado se pueden observar críticas continuas de los sindicatos. El temor es que las empresas usen a los alumnos becados por el Estado como «mano de obra barata» y que, al terminar el módulo formativo, no firmen con ellos contratos de trabajo. Otro motivo de desconfianza es el miedo a que las prácticas sólo proporcionen formación en el contexto concreto de la empresa y no haya ocasión para el desarrollo de competencias transversales, que faciliten la integración en otros contextos laborales.

Desde las asociaciones de pedagogos, por otro lado, ven en el Real Decreto un intento de privatizar la Formación Profesional. Temen, además, el desmantelamiento de los logros encaminados a integrar los diferentes subsistemas de la FP (reglada, continua, ocupacional), un enfoque que hasta hace poco se estaba promoviendo desde las esferas gubernamentales.

Otro actor de la FP Dual a tener en cuenta son las diferentes asociaciones de empresarios. Mientras rechazan que sean las empresas que financien las becas de los alumnos en los proyectos de FP Dual de las autoridades educativas, pueden estar interesados en desempeñar un papel parecido al de las empresas de trabajo temporal antes mencionadas.

Los alumnos y sus familias son, quizá, el único grupo que no mira con recelo los proyectos de FP Dual. Desde el inicio de la crisis económica, el número de personas que decidieron estudiar un módulo de FP ha crecido de forma continua (aunque aun está lejos del 60-70% de los países escandinavos y de habla alemana que se suelen mencionar como ejemplos). En línea con esta tendencia, ha habido interesados de sobra también para los proyectos de FP Dual hasta ahora implementados.

Resumen

Con el Real Decreto de noviembre de 2012, el Gobierno creó dos estructuras diferentes para el desarrollo de la FP Dual en España.

Una es la copia del modelo alemán y presupone la iniciativa y el fuerte compromiso del empleador. La otra es una ampliación considerable de la FCT del Sistema de Formación Profesional. Actualmente, podemos observar un fuerte desarrollo de la FP Dual en el marco de la segunda estructura y con financiación del Estado. Cabe preguntarse si a medio-largo plazo, esta participación más intensiva de las empresas en la Formación Profesional, financiada por fondos públicos, se podrá traducir en un aumento de su iniciativa y su disponibilidad de pasarse a la otra estructura, la verdaderamente dual.

Ambas estructuras tienen la fortaleza de basarse en un catálogo modular de Cualificaciones Profesionales que se enmarca, a su vez, en el Marco Europeo de las Cualificaciones para el Aprendizaje Permanente. Con todo, el camino de la FP Dual en España promete ser difícil y conflictivo, pues se está desarrollando en un contexto marcado por una prolongada crisis económica y la necesidad imperiosa de recortar gasto público.

11 comentarios en «Hacia una formación profesional doblemente dual»

  1. Buenos días.
    Envio mi propuesta para desarrollar la FP dual.
    Se trata de una propuesta de amplio contenido, por lo que se puede trocear para comentar mejor.

    INTRODUCCIÓN.
    A través del nuevo marco formativo el alumno se forma en la empresa, adquiriendo previamente en el centro los conocimientos básicos necesarios.

    La formación en el centro educativo tendrá carácter modular y es previa, básica e intensiva, al desarrollo de las tareas secuenciadas y temporalizadas que se van a desarrollar en la empresa. Por tanto, el centro educativo antes de comenzar cada uno de los periodos de práctica empresarial, imparte el contenido de los módulos relacionados con las tareas específicas que se van a desarrollar en la empresa.

    Durante la práctica empresarial se desarrollarán en el centro educativo con periodicidad semanal las tutorías presenciales, además de las no presenciales realizadas de forma continua a través de plataforma digital. En ellas se complementa la formación teórica y se analizan las dificultades observadas en la práctica, empleando la metodología del autoaprendizaje con apoyo tutorial y de la guía didáctica.

    El programa formativo del alumno contratado o seleccionado por la empresa se elabora entre el tutor docente y el de empresa, conjugando las necesidades empresariales con los contenidos curriculares. En otro caso, será el coordinador de FCT y el tutor docente quien elabore el programa en función de la titulación que se pretende alcanzar.
    En el programa se detallan las tareas y actividades a realizar en el centro y en la empresa, con el fin de alcanzar los resultados de aprendizaje de los módulos profesionales implicados. La formación en el centro (básica e intensiva) se realiza antes de comenzar la práctica empresarial, y durante ella se amplían los conocimientos en las sesiones de tutoría con el fin de abarcar todo el contenido modular.

    En cada curso se impartirán dos periodos formativos de 4 o 5 meses de duración cada uno, los cuales incluyen tareas y actividades en el centro y en la empresa vinculadas a los contenidos de dos o tres módulos específicos.
    Además, en cada periodo junto a los módulos específicos se imparte un módulo de carácter instrumental.

    Los módulos que se imparten en el centro al principio de cada periodo están relacionados con las tareas específicas que se van a desarrollar a continuación en la empresa. Por tanto, el alumno que se proponga adquirir una titulación deberá realizar un recorrido por diferentes plazas y empresas, con objeto de realizar las tareas relacionadas con los módulos que integran la titulación.

    Los docentes se especializarán en dos o tres módulos profesionales cuyo contenido lo imparten de forma básica e intensiva al comienzo de cada periodo.

    El alumno puede elegir una titulación según sus preferencias y realizar un determinado recorrido formativo, o elegir un recorrido (empresas – plazas) en función de las salidas profesionales para conseguir una titulación.

    Para titular se necesita:
    Que las tareas y actividades desarrolladas en el centro y en la empresa al rotar por las diferentes plazas, sean adecuadas y suficientes para alcanzar los resultados de aprendizaje de los módulos que integran la titulación.
    Se puede titular en un Ciclo, en una o varias cualificaciones o en uno o varios módulos.

    ETAPAS EDUCATIVAS.
    • Orientativa (antes de iniciarse el periodo de matrícula) para conocer la finalidad, contenidos, actividades y distribución horaria del ciclo formativo.
    • Formativa:
    1. Inicial (1 mes en el centro y en la empresa). Persigue que el alumno conozca la titulación y la empresa conozca al alumno. Rotando para ello por múltiples empresas.
    Al terminar esta etapa el alumno puede ser propuesto por la empresa formalizando un contrato de formación y aprendizaje, o seleccionado para realizar la formación especializada en calidad de aprendiz. En otro caso, será él quien seleccione la empresa con el visto bueno del tutor docente, en función de:
    a. La calificación presentada para acceder a la formación dual.
    b. La calificación obtenida en la etapa otorgada por el centro y la empresa.
    c. La proximidad al domicilio.

    2. Especializada:
    En el centro educativo: Dicha formación se fracciona en dos periodos por curso. En cada uno se imparte una formación modular, previa, básica e intensiva (de 6 a 8 semanas), en función de las tareas que el alumno va a realizar a continuación en la empresa.
    Al terminar en el centro las actividades del primer periodo formativo, el alumno acudirá a la empresa para desarrollar las tareas programadas con sus correspondientes sesiones de tutoría. A su término, regresa al centro para realizar el segundo periodo vinculado a un nuevo grupo de tareas, alternando la formación en el centro con la práctica en la empresa.
    En la empresa: las tareas de cada plaza estarán convenientemente secuenciadas, temporalizadas y asociadas a determinados módulos profesionales. Utilizando el alumno para su resolución, las indicaciones dadas por el tutor de empresa, el contenido modular aprendido en el centro, la guía didáctica y el apoyo tutorial. En la empresa el alumno desarrolla las tareas con mayor o menor profundidad dependiendo del número de actividades. Condicionando esta circunstancia el tiempo de desarrollo y el ritmo de rotación entre plazas y empresas.
    Lo mismo que la formación en el centro se sujeta a un tiempo, la práctica empresarial también (8 semanas).
    Pero será el Coordinador de FCT y el tutor de empresa quien fije el tiempo adecuado para realizar las tareas y el límite para su aprendizaje. Se procurará que los alumnos terminen los periodos de práctica empresarial con reducidas diferencias temporales.
    Al término del tiempo programado para cada periodo formativo, el alumno puede encontrarse en alguna de las siguientes situaciones:
    • Haber alcanzado los resultados de aprendizaje programados. Continuando con su formación.
    • Estar próximo a alcanzar dichos resultados. En cuyo caso puede optar:
    1. Por seguir con sus tareas en la empresa y de forma simultánea acudir al centro para recibir la nueva formación relacionada con el siguiente grupo de tareas que figuran en su programa formativo.
    2. Realizar en el centro la nueva formación y a su término continuar en la empresa con las tareas pendientes antes de comenzar con las nuevas.
    • Estar lejos de alcanzar dichos resultados. En cuyo caso seguirá en la empresa desarrollando las mismas tareas.

    Aunque cada alumno tiene su ritmo de aprendizaje, se deben respetar en todo momento los tiempos establecidos.
    En la empresa cada docente se responsabiliza como tutor de aquellos alumnos que estén realizando las tareas asociadas a los módulos objeto de su especialidad.
    Les corresponde realizar las sesiones de tutoría presenciales y a distancia y controlar el cumplimiento del programa en todo lo relativo a su especialidad. Por tanto, su horario se adaptará a estas circunstancias.
    Las sesiones de tutoría presenciales son de periodicidad semanal, y las no presenciales se realizaran de forma continua con el fin de atender los requerimientos del alumno para ampliar conocimientos y resolver dudas.

    ELEMENTOS QUE INTERVIENEN EN EL PROCESO FORMATIVO.

    EL COORDINADOR PEDAGÓGICO(Familia Profesional).
    Desarrolla sus funciones a nivel provincial coordinándose en el ámbito autonómico.
    Le corresponde a la Administración Educativa elegir a la persona que ocupara el cargo entre los docentes de la Familia Profesional y en función de sus meritos.
    Los interesados deberán demostrar capacidad para generar ideas y liderar grupos.
    El cargo se ejerce con dedicación exclusiva.
    La duración de su mandato depende de la labor realizada.
    Un consejo formado por representantes de la Administración Educativa y de las organizaciones empresariales evaluará anualmente su actividad, determinando su continuidad o cese.
    Principales funciones:
    En relación con la actividad docente:
    1. Procurar que el docente se encuentre a gusto en el trabajo, comunicando, escuchando y trasladando a la Administración Educativa sus aspiraciones e inquietudes.
    2. Animar y elogiar los logros del docente y en su caso, corregir debilidades.
    3. Consensuar con los equipos educativos de cada cualificación:
    • El desarrollo curricular de la programación sometida a un continuo proceso de actualización.
    • La evaluación de la enseñanza en relación al grado de cumplimiento de los objetivos. Pudiendo proponer a la Administración Educativa los cambios que estimen necesarios.
    4. Dirigir las secciones de coordinación de los equipos educativos de cada cualificación (presenciales y a distancia), elaborando propuestas que contribuyan a lograr el consenso, especialmente en relación a las actividades de aprendizaje que se deben impartir en el aula.
    5. Debatir y resolver dentro de los equipos educativos las cuestiones curriculares que el Coordinador de FCT someta a su consideración.
    6. Coordinar los equipos educativos para elaborar y mantener actualizada la guía didáctica del alumno. La cual desarrolla el contenido curricular de forma clara y progresiva.
    7. Informar y orientar al docente para que éste a su vez pueda orientar eficazmente al alumnado.
    8. Constituirse en punto de referencia para recibir de instituciones públicas y privadas cualquier tipo de información relacionada con la Familia Profesional.
    9. Buscar y seleccionar fuentes de información y proponer acciones formativas que favorezcan el enriquecimiento y actualización profesional.
    10. Formar parte de la comisión evaluadora encargada de realizar las pruebas finales para la acreditación de la competencia profesional.

    En relación con la Administración Educativa:
    1. Trasladar a la Administración Educativa una relación de las actividades de investigación, participación y colaboración con la empresa realizadas por los docentes (valoración del mérito profesional).

    EL COORDINADOR DE FCT (Familia o Cualificación Profesional).
    Desarrolla sus funciones a nivel provincial coordinándose en el ámbito autonómico.
    Le corresponde a la Administración Educativa elegir a la persona que ocupará el cargo entre los docentes de la Familia Profesional y en función de sus méritos.
    Se evaluará la experiencia profesional que se posea.
    El cargo puede ejercerse con dedicación exclusiva.
    La duración de su mandato depende de la labor realizada.
    Un consejo formado por representantes de la Administración Educativa y de las organizaciones empresariales evaluará anualmente su actividad, determinando su continuidad o cese.
    Principales funciones:
    1. Analizar junto con el tutor de empresa las plazas formativas ofertadas, clasificándolos y ponderándolos en función de la variedad y calidad de las tareas y actividades a desarrollar, la disponibilidad y actitud del tutor de empresa y la utilidad de los medios disponibles.
    2. Elaborar junto con el tutor docente los programas formativos individualizados de acuerdo a la titulación elegida por el alumno, detallando de forma secuenciada y temporalizada las tareas a realizar en el centro y en la empresa y la formación modular específica que se necesita para llevarlas a cabo.
    3. Recoger las sugerencias del empresario sobre la oferta formativa actual y las necesidades futuras. Las cuales se debatirán por el equipo educativo elevando a la Administración Educativa las propuestas que procedan, con el fin de adaptar la formación a las necesidades del entorno empresarial.
    4. Elevar al Coordinador Pedagógico cualquier cuestión curricular que considere de interés para su debate por el equipo educativo.

    EL TUTOR DOCENTE.
    Se responsabiliza de aquellos alumnos que estén realizando en la empresa tareas relacionadas con los módulos objeto de su especialidad.
    Principales funciones:
    1. Desarrollar junto al equipo educativo de la cualificación y bajo la dirección del Coordinador Pedagógico, una programación modular eficiente que permita al alumno alcanzar los resultados de aprendizaje.
    2. Participar en las reuniones de coordinación celebradas de forma presencial y a distancia, proponiendo para su debate actividades que permitan mejorar la calidad formativa.
    3. Elaborar junto con el Coordinador de FCT los programas formativos individualizados.
    4. Controlar las tareas realizadas por el alumno, comprobando su desarrollo y proponiendo al tutor de empresa en su caso, cambios en el recorrido para mejorar la formación. Para ello, se reunirá mensualmente con el mismo.
    5. Desarrollar en el Centro una formación modular básica e intensiva, que utilice la metodología del autoaprendizaje con apoyo de la guía didáctica y la acción tutorial.
    6. Resolver las incidencias que surjan entre el alumno y la empresa.
    7. Evaluar la enseñanza para corregir desviaciones y mejorar los aprendizajes. Efectuando propuestas que se debaten y resuelven en las reuniones del equipo educativo.
    8. Colaborar con la empresa en el desarrollo de acciones formativas para intercambiar conocimientos y enriquecer la actividad profesional.

    LA EMPRESA.
    Su colaboración en el proceso formativo se desarrolla en tres etapas:

    Primera etapa:
    El Coordinador de FCT entra en contacto con la empresa para conocer las plazas ofertadas en las que se podrá desarrollar la práctica profesional. Seguidamente analiza las tareas y actividades de cada plaza “lo que se hace”.

    Segunda etapa:
    En esta etapa se pretende saber “cómo se hace”, qué técnicas emplean, qué medios utilizan, qué tiempo tardan, cómo se interrelacionan… Con el fin de clasificar y ponderar cada plaza en función de la eficacia de sus tareas para alcanzar los resultados de aprendizaje.
    Las tareas y sus correspondientes actividades deben secuenciarse y temporalizarse.

    Tercera etapa: el Coordinador de FCT elabora un “informe” consensuado con la dirección de la empresa y contando con la colaboración de los trabajadores que puedan y quieran ser tutores de empresa.
    Dicho “informe” contendrá:
    1. Las diferentes plazas formativas clasificados y ponderados en función del tipo e importancia de sus tareas para alcanzar los resultados de aprendizaje de los módulos que integran la titulación.
    2. La formación a desarrollar en el centro para:
    • Adquirir los conocimientos teóricos de las tareas y actividades que el alumno ha de llevar a cabo en la empresa.
    • Cubrir las lagunas observadas en la práctica empresarial.
    Dicho informe se presenta al equipo educativo de la cualificación para su conocimiento y debate. Constituyendo la base de trabajo para elaborar entre el Coordinador de FCT y el tutor docente los programas formativos individualizados.
    También los programas formativos pueden ser elaborados por el tutor docente y el tutor de empresa para adaptar la formación a las necesidades empresariales. Debiendo en dicho caso celebrarse un convenio entre la empresa y un centro educativo para impartir los contenidos teóricos, formalizando la relación por medio de un contrato o de una propuesta de selección.

    LA ADMINISTRACIÓN EDUCATIVA.
    Es importante que la Administración mejore la situación profesional del docente. Mediante:
    1. Un mayor reconocimiento social de la importancia de su trabajo.
    2. Una mayor promoción profesional facilitando el acceso a niveles educativos superiores y promoviendo la relación con la empresa.
    3. Una adecuada valoración del mérito en función de:
    • El resultados de la actividad investigadora.
    • La asistencia y participación en actividades formativas y divulgativas.
    • La experiencia adquirida en la empresa.
    • La obtención de títulos y premios que enriquezcan el currículo profesional.
    • El grado de participación en las reuniones de coordinación.

    LA COMISION EVALUADORA.
    Efectúa la evaluación final del aprendizaje.
    Las pruebas serán fijadas por la Administración Educativa y aplicadas y calificadas por el coordinador pedagógico y especialistas externos al Centro.
    Para titular es necesario cumplir tres condiciones:
    1. Haber obtenido una nota media igual o superior a 5 en las calificaciones otorgadas por los tutores de empresa.
    2. Haber obtenido una nota igual o superior a 5 en la calificación otorgada por el tutor docente.
    3. Haber obtenido una nota igual o superior a 4 en la prueba final realizada por la comisión evaluadora.
    La calificación final se obtiene ponderando un 60% la nota media de los dos primeros apartados y un 40% la del tercero.

    RESUMEN.
    1. Crear a nivel de Familia Profesional dos órganos, un interno o pedagógico y otro externo que relacione la formación realizada en el centro con la impartida en la empresa:
    • Coordinador pedagógico (controlar el desarrollo curricular y favorecer la implicación docente).
    • Coordinador de FCT (buscar empresas y analizar, clasificar y valorar las plazas formativas en función de sus tareas y actividades).
    2. Implicar al docente. Para ello es necesario que el coordinador pedagógico de cada Familia Profesional explique de forma detallada a los docentes el desarrollo de la FP dual, resuelva sus dudas y busque su conformidad.
    3. Conseguir a través de la Cámara y de las organizaciones empresariales la colaboración de las empresas en el desarrollo de la formación dual, ofertando una gran diversidad de plazas con sus correspondientes tutores.
    4. Desarrollar entre los tutores y el coordinador de FCT los “programas formativos individualizados”. Los cuales detallarán la formación modular a realizar en el centro en función de las tareas que se realizarán a continuación en la empresa, con objeto de que el alumno pueda alcanzar la titulación elegida.
    5. Desarrollar una formación alternativa en el centro y en la empresa:
    • Orientativa.
    • Formativa (inicial y especializada).
    6. Facilitar su puesta en práctica buscando empresas del entorno bien comunicadas.

    Un saludo.
    Roberto

  2. ¡Muchas gracias por compartir tu propuesta Roberto! Me parece que está formulada con mucho criterio pedagógico.

    Mi opinión es que algunos detalles de la propuesta, para ser viables en la realidad del mercado en la que se mueven las empresas y con ellas las personas, un entorno que a menudo se suele describir como volátil, incierto, complejo y ambiguo, requerirán un enfoque lo más abierto posible. Por ejemplo, si estamos hablado de contrato laboral y sueldo para el aprendiz, es difícil que la empresa sea receptiva a una solución con períodos prolongados (6-8 semanas) en el aula. O a una rotación de los aprendices por distintas empresas cada 4-5 meses. En algunos contextos, eso sí, puede ser válido.

    Personalmente, me parece fundamental que la iniciativa venga de la empresa o empleador y que éste tenga un interés genuino. Que la formación del aprendiz no sea vista como una caridad o como forma de acceder a una subvención, sino como apuesta de producción, crecimiento y sostenibilidad. Y para que eso sea así, creo que es imprescindible que la empresa tenga la mayor parte del control del proceso pidiendo, por supuesto, servicios de apoyo pedagógico al proveedor de formación. Todo esto, hablando siempre de la solución con contrato laboral y sueldo, una solución que sería una de varias para aprender, nunca la única.

    ¡Un saludo!

  3. Agradezco tu opinión sobre mi correo.
    A continuación quiero aclarar algunos aspectos:
    Como recoge el R.D. 1529/2012, la FP dual se puede estructurar de dos maneras:
    1. A través de un contrato de formación y aprendizaje. En cuyo caso las condiciones formativas las impone la empresa contando con el apoyo pedagógico de un Centro formativo.
    2. Ampliando y reestructurando la FCT tradicional. A esta segunda opción es a la que hago referencia en mi escrito.
    Por ejemplo, cuando comento las etapas educativas temporalizo y organizo la formación de la siguiente manera:
    Un Ciclo Formativo consta de 2 cursos académicos.
    El 1º curso tendrá un periodo formativo inicial de 1 mes de duración, a través del cual el alumno conoce la titulación y la empresa conoce al alumno, y dos periodos formativos especializados de 4 – 5 meses de duración cada uno.
    El 2º curso tendrá dos periodos formativos especializados de 4 – 5 meses de duración cada uno.
    En cada periodo se desarrolla una formación modular alternativa, primero en el Centro (6 -8 semanas) y después en la empresa (10 – 12 semanas).
    En el Centro se adquieren (al inicio y durante las sesiones de tutoría) la totalidad de los conocimientos teóricos básicos de los módulos que sirven de base para desarrollar las tareas contenidas en el programa formativo.
    Durante los periodos de práctica empresarial el alumno puede permanecer en la misma empresa, siempre que existan plazas formativas suficientes cuyas tareas abarquen la mayor parte del contenido curricular, de forma que pueda adquirir las competencias profesionales modulares que le permitan titular.
    Estoy de acuerdo en que es crucial que la iniciativa formadora venga de la empresa, a través de un contrato o con una propuesta de selección de alumnos para realizar la FCT, con o sin beca (en estos casos la empresa tendría el control del proceso formativo). No olvidemos que la empresa conoce a los alumnos a través de la etapa formativa inicial. Conocimiento que se apoya más en actitudes que en contenidos.

    Un saludo.

  4. Gracias por la explicación, ahora me queda más claro y me parece razonable. En mi experiencia, tres meses son el período mínimo necesario (por tanto también pueden ser suficientes) en la empresa para que el alumno pueda integrarse en los procesos productivos, realizando tareas reales y aportando un valor real (aunque al principio poco pero algo seguro que puede).

    Desconozco los períodos de alternancia en los los proyectos de FP Dual que se están llevando a cabo actualmente. Me imagino que serán diferentes dependiendo de la cualificación concreta. Lo que sí leí es que en lugar de 2 años, los ciclos duraban 3. Como si se pensara que en la empresa se aprende a un ritmo más lento y el mismo período en la empresa no pudiera valer lo mismo que el aprendizaje en el centro. O que no pueda haber personas dispuestas a dedicar mayor parte de su tiempo a estudiar y estar en condiciones de pasar los exámenes antes que otras.

    ¡Saludos!

  5. Buenos días.
    En relación a los interrogantes que planteas he de manifestar lo siguiente:
    El Ciclo Formativo y sus módulos profesionales tienen fijado por ley una determinada duración. Lo que queda por precisar es:
    ¿Número de horas a realizar en el Centro y en la empresa?
    ¿La formación teórico – práctica es simultánea o alternativa?
    La FP dual tal y como se recoge en el R.D. deja a cada CCAA una amplia libertad para su regulación. En la mayoría de la Comunidades se dedica aproximadamente 1/3 del tiempo a la teoría y 2/3 a la práctica empresarial. Lo que ocurre es que ambos tipos de formación son simultáneos, distribuyendo su tiempo a lo largo de la semana (15 horas en el Centro y 25 en la empresa).
    Yo pienso que la formación teórica y práctica debe ser alternativa, primero se aprende en el Centro la totalidad del contenido de los módulos relacionados con las tareas que a continuación se llevaran a cabo en la empresa, y posteriormente se desarrolla la práctica empresarial especificada en el programa formativo.
    Durante la práctica el alumno mantendrá contacto con el Centro a través de las sesiones de tutoría presenciales (1 por semana) y a distancia (de forma continua), con objeto de aclarar dudas y profundizar en contenidos.
    Razones:
    1. Se prepara mejor al alumno para realizar las tareas.
    2. Al término de cada periodo formativo el alumno adquirirá la competencia profesional de una determinada cualificación, favoreciendo así su contratación por la empresa (contrato de formación y aprendizaje). En cuyo caso se deberá armonizar el tiempo de trabajo efectivo con el dedicado al aprendizaje del resto de cualificaciones que integran la titulación.
    Por ejemplo el título: Técnico Superior de Administración y Finanzas.
    Tiene las siguientes cualificaciones: Contabilidad y Auditoría – Finanzas – Relaciones Laborales – Gestión Documental de despachos y oficinas.
    Y cada cualificación está relacionada con 2 o 3 módulos profesionales.
    3. Se realiza una formación más estable, sin tener que cambiar de chip al pasar de de forma continua del Centro a la empresa y viceversa.

    ¿Por qué se permite ampliar la duración del Ciclo de 2 a 3 años?
    Creo que se debe a la introducción de materias instrumentales (lengua castellana, lengua extranjera, matemáticas) adaptadas al perfil profesional correspondiente, junto a los módulos profesionales.
    Pienso que la ampliación es buena siempre que se desarrolle preferentemente en la empresa, con objeto de mejorar la especialización del alumno.
    Saludos.

  6. Gracias por ampliar la información sobre cómo se desarrollan los proyectos actuales de FP Dual.

    Debo decir que me sorprende que los dos tipos de actividades sean tan simultáneos, llegando a situaciones de trabajo por la mañana y aula por la tarde. Me imagino que es más fácil negociar un acuerdo así con las empresas pero es prácticamente imposible que el trabajo en la empresa siempre tenga relación con la cualificación concreta que se está trabajando en clase. El alumno pasa a tener, como dices, dos agendas diferentes con el consiguiente aumento de carga cognitiva. En cualquier caso, si su integración en la empresa es exitosa y forma parte de los procesos productivos (que parece ser el mayor reto), esa doble agenda tampoco es que sea inasumible y los alumnos más proactivos siempre pueden acercarse a otros profesionales y departamentos para conocer más cosas pues tienen acceso a un contexto real de trabajo.

    La solución que tú propones, si lo he entendido bien, iría más en la línea de aprender por proyectos, con períodos dedicados a la teoría seguidos por períodos más largos en el contexto productivo. Ahí supongo que el reto es el acceso a empresas que puedan integrar al aprendiz que, a las finales, viene con un proyecto debajo del brazo. Difícil, a menos que haya un pool muy grande de empresas muy bien conectadas a los centros, unido a la disponibilidad de los alumnos a irse de prácticas a donde haga falta para acceder justo al contexto que necesitan para la cualificación concreta.

    Muy interesante el escenario que comentas en que el alumno que ya ha superado al menos una de las cualificaciones, es decir ya es capaz de desarrollar un grupo entero de tareas con cierta autonomía, se queda de aprendiz en la empresa, combinando el trabajo efectivo con el aprendizaje de las demás cualificaciones. No es que el reto de sincronizar dos agendas desaparezca pero tratándose de un empleado, de una persona que es del equipo, es más fácil que los profesionales de la empresa se sientan implicados y se esfuercen a acompañar al aprendiz en el camino hacia el título y los conocimientos a los que éste aspira.

  7. En relación a tu respuesta tengo que manifestar lo siguiente:
    Para superar el reto de integrar al alumno en el proceso productivo, es necesario:
    1.- Que el perfil del alumno de adapte al puesto.
    2.- Que muestre una actitud proactiva y de respeto.
    3.- Que disponga de conocimientos teóricos básicos sobre las tareas a desarrollar.
    4.- Que tenga un tutor con actitudes pedagógicas y suficiente dedicación (trabajador cuya actividad esté relacionada con las tareas a realizar por el aprendiz).
    Yo lo único que le pediría a la empresa para el buen fin de la FP dual, es ofrecer tutores preparados dispuestos a dedicar cierto tiempo a la formación del aprendiz.

    La posibilidad de aprender por proyectos reglados depende del tipo de enseñanza profesional impartida, ya que para unos tipos habrá suficientes empresas próximas al centro educativo y para otros no.
    Esto no excluye la otra posibilidad, que consiste en que la empresa elabore el proyecto y busque un centro educativo para complementar la formación.

    Si el alumno al superar una determinada cualificación se queda como aprendiz en la empresa (contrato de formación y aprendizaje). Puede optar:
    1.- Por perfeccionar esa cualificación ampliando sus conocimientos y titulando en la enseñanza superior. Renunciando así al resto de cualificaciones que integran la anterior titulación.
    2.- Continuar con el resto de cualificaciones para alcanzar la titulación, siempre que la empresa le pueda proporcionar “nuevas tareas” para el desarrollo de la práctica empresarial.
    Saludos.

  8. Gracias de nuevo, me quedan mucho más claras las posibles combinaciones y soluciones de la FP Dual, se ve que le has estado dando muchas vueltas 🙂

    Lo cierto es que cualidades como la modularidad y la posibilidad de «individualización», que considero muy importantes, no le faltan al sistema. En temas de actitud, me imagino que queda camino por recorrer por cada una de las partes. Esperemos que en la web haya cada vez más historias de puesta en práctica que se puedan conocer y de las que se pueda aprender.

    Queda por ver qué carga de administración supone para las empresas llegar a un acuerdo con un centro (en los casos en que tengan aprendiz y quieran que se le reconozca la cualificación de forma oficial). Creo que es un factor que influirá de forma considerable en que estén dispuestos a plantearse este tipo de proyectos.

    ¡Saludos!

  9. Debemos caminar hacia una FORMACIÓN PROFESIONAL PARA EL EMPLEO.
    En ella:

    EL ALUMNO se selecciona y se forma de acuerdo a las características del puesto que va a ocupar. Debiendo el docente determinar la formación modular que debe cursar para atender los requerimientos de la empresa, y así adquirir la competencia profesional para desarrollar un determinado oficio o profesión y titular en unos determinados módulos o cualificaciones.

    EL DOCENTE se relaciona con la empresa para analizar sus necesidades y descubrir el tipo de formación modular que requiere cada puesto. Posteriormente agrupa los puestos en función de la formación modular requerida y constituye los grupos de alumnos. Por último, adjudica los mismos conjugando el perfil del alumno con las características demandadas por las empresa.

    LA EMPRESA participa en la actividad formativa favoreciendo la inserción laboral del alumno.
    La participación se concreta en dos fases:

    1. Al comienzo el tutor docente entra en contacto con la empresa para conocer sus necesidades, analizando las tareas y actividades que debe realizar el alumno en los distintos puestos, junto con la técnica empleada y los medios utilizados. Todo ello con el fin de ajustar la enseñanza modular y el perfil del alumno a las características de los distintos puestos.
    Las tareas y actividades de cada puesto deben secuenciarse y temporalizarse de común acuerdo entre ambos tutores.
    El tutor docente adaptará el contenido modular y las actividades a realizar en el centro, a las diferentes tareas que el alumno va a desarrollar en la empresa.
    Los “programas formativos individualizados” se elaborarán de común acuerdo entre ambos tutores, desglosando contenidos, tareas y actividades a realizar en el Centro y en la empresa, con el fin de formar al alumno de acuerdo a las necesidades de la empresa.

    2.- Durante el proceso formativo se evalúa la participación de la empresa.
    Para ello, el tutor docente se comunicará con la empresa reuniéndose periódicamente con sus responsables (tutores de empresa), con objeto de conocer realmente las tareas y actividades realizadas por el alumno, analizando las posibles desviaciones de su programa formativo y las reclamaciones que se presenten. Con el fin de evaluar la formación realizada y la competencia modular adquirida.
    En caso de interesar a ambas partes se puede formalizar la relación del alumno con la empresa a través de un contrato de formación y aprendizaje.
    Tanto la empresa como el alumno pueden renunciar a la relación formativa después de un breve periodo de tiempo.

    SALUDOS.

Los comentarios están cerrados.