Ventaja competitiva: ser humano

El 40% de los empleos en Estados Unidos podrían ser sustituidos, en mayor o menor medida, por software. Lo que me resultó novedoso del artículo de The Economist, aparte del porcentaje en sí, es que muchas tareas de «trabajadores del conocimiento», como abogado o radiólogo, entran dentro de ese 40%. Una cifra chocante, quizá alarmista pero también una nueva oportunidad para comprender que, de verdad, cualquier trabajo mecánico es para las máquinas. Ya somos ciborgs y lo seremos más. Nuestra ventaja competitiva frente a las máquinas serán las habilidades que nos hacen humanos: imaginar, sentir, pensar, adaptarnos, adoptarnos, improvisar, organizar, intuir, crear. ¿Acaso no es prometedor pese a ese 40%?

19 comentarios sobre “Ventaja competitiva: ser humano”

  1. Me recuerda en cierta medida a los argumentos de Jeremy Rifkin en “El fin del trabajo”, un libro que sospecho que no ha sobrevivido bien el paso del tiempo. Ahora vuelve a la carga con la La Tercera Revolución Industrial.

  2. En “El fin del trabajo” hablaba de cómo las nuevas tecnologías iban a sustituir al ser humano y cómo íbamos hacia un mundo de alta productividad, jornadas más reducidas y donde la gente dedicaría gran tiempo a sus hobbies y aficiones, que en cierta manera terminarían convertidos en nuevos mercados laborales.

    Lo leí hace muuuuucho (mediado de los 90), así que no recuerdo si lo que proponía se parecía a la “ética hacker”. Luego llegó el estallido de las .com y la crisis de turno con paro creciente, por lo que su idea de que íbamos a un mundo “post-laboral” sonaba a ciencia ficción. Recuerdo leer en el curso 1999/2000 un librito que recogía unas conferencia de Manuel Castells donde hablaba fatal de Rifkin.

    Quizás sólo merezca comprarlo aquel libro en el mercado de segunda mano de Amazon.com.

    1. El futuro que predijo Rifkin me parece digno de querer alcanzar — y en eso estamos 🙂

      De momento… acabo de leer que la tasa de empleo en EE.UU. descendió del 65% al 58% desde 1995 hasta ahora mientras el PIB, los beneficios y las inversiones crecieron en el mismo período. ¿Quién sabe qué hace toda esa gente fuera de ese 58%? Habrá muchas historias tristes pero también sabemos que las cosas nuevas pasan en los márgenes…

      A propósito de los best-sellers de Jeremy Rifkin, me acordé de un libro que tengo desde hace poco de Fukuyama (The Origins of Political Order from Prehuman Times to the French Revolution). La tabla de contenidos es sugerente. A ver qué tal.

  3. Fukuyama es otro parecido. Tras “El Fin de la Historia” escribió sobre ingeniería genética y el transhumanismo.

    Luego volvió a la ciencia política para mantener una cierta continuidad. Escribió sobre neoconservadores durante los años de Bush y de la brecha entre Estados Unidos e Iberoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.