Los formularios de registro, ¿comienzo o fin de la relación?

En la interacción entre usuario y sitio web, es útil contemplar los formularios de registro como una barrera de entrada. Podría compararse a una puerta con la nota «ábreme» pero que no quita que sea el usuario que tenga que empujarla con su propio esfuerzo. O, quizá mejor, una presentación entre desconocidos, necesaria para conocerse mejor y hacer cosas juntos. Un obstáculo que proporciona una experiencia que inevitablemente influirá en el desarrollo futuro de la relación.

Cuando se trata de una aplicación con la intención de que el usuario vuelva, lo más habitual, y con razón, es un formulario de registro básico. Más adelante, ya habrá tiempo de invitar al usuario a completar su perfil.

Cuando se trata de una interacción puntual, como la descarga de una publicación, podría parecer recomendable que se pidan más datos puesto que estamos ante una posibilidad puntual de obtenerlos. Quizá no habrá un «más adelante». Al menos esto es lo que transmiten los formularios de registro extensos, llenos de campos obligatorios que piden datos como si no hubiera un mañana.

La verdad es que, efectivamente, quizá no lo habrá. Pero no lo habrá precisamente por haber diseñado el formulario con esta premisa, a modo de profecía autocumplida. Porque, si lo pensamos ¿qué relación entre desconocidos comienza por preguntar al otro por su código postal, DNI y situación laboral? Son las relaciones con la administración, con la burocracia las que comienzan así. Si buscamos ese tipo de relación, habremos acertado.

Si no, quizá interese plantear la descarga no como el fin sino como el comienzo de una relación, y conformarnos con lo mínimo que necesitamos para seguir atrayendo la atención del usuario.

Icono | iconmonstr

3 comentarios sobre “Los formularios de registro, ¿comienzo o fin de la relación?”

  1. Es un punto clave al que muchas veces no se le presta la debida atención. Siempre me ha llamado la atención que en muchos proyectos en los que he participado a todo el mundo le valga el mismo del primero que lo definió…en muy pocas ocasiones se personaliza.

    Mi favorito sigue siendo el formulario de alta de Tumblr (https://www.tumblr.com/login), un ejemplo de libro de buena UX y toda una invitación a probar.

    1. El «por defecto» es poderosísimo, de hecho podríamos definir un «Efecto Por Defecto» derivado seguramente de algún sesgo cognitivo 🙂

      Tu ejemplo, muy bueno. La elección del color, el layout, los campos del formulario, todo orientado a realizar la tarea de registrarse/loguearse. Lo único que se les podría criticar es la falta de enlace a un quiénes somos y a su política de privacidad precisamente en la página que pide input de datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.