Aversión al riesgo

El viejo George Orwell lo entendió todo al revés.

El Gran Hermano no está mirando. Está cantando y bailando. Está sacando conejos de una chistera. El Gran Hermano está ocupado en reclamar tu atención a cada momento que pasas despierto. En asegurarse de que siempre estés distraído. En asegurarse de que permanezcas abstraído.

En asegurarse de que se te marchite la imaginación. Hasta que sea tan útil como tu apéndice. En asegurarse de que tu atención siempre está ocupada.

Y esta forma de ser alimentado es peor que ser observado. Si el mundo te mantiene siempre ocupado, nadie tiene que preocuparse por lo que tienes en mente. Si la imaginación de todo el mundo está atrofiada, nadie más será nunca una amenaza para el mundo.»

(Chuck Palahniuk: Nana)

10 respuesta a “Aversión al riesgo”

  1. Cuánta razón.

    Trabaja, diviértete en tu tiempo libre (ve al cine, come –fuera–, compra discos, compra libros –aunque no hace falta que los leas–, compra videojuegos, mira la tele), duerme (pero no mucho para que te levantes hecho un zombie).

    Repetir todos los días.

    Y ya tienes una maquina perfectamente engrasada, con piezas intercambiables, que te va a dar un gran rendimiento económico.

    Si es que no hemos avanzado nada en los dos últimos siglos en estrategias de dominación ;-).

  2. El parrafo es completamente exacto. Coincide con Santiago Alba, cuando dice que las dos cosas, por encima de todo, que prohibe el Capitalismo (lo que vosotros llamareis capatilismo de amigetes) son: 1º) el regalo 2º) el aburrimiento.

  3. Y vigilado. Los media llevan la mayor parte de la biopolítica, el estado (y en él bichos cada vez mayores que emparentan con los media, como Google o Facebook) de mantener en una esquinita a los que cuestionen cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *