Anticipar

En las últimas semanas me he encontrado una y otra vez con lo importante que es la anticipación.

Josu Ugarte la compara, en Cómo salir de la crisis, con la planificación. Mientras ésta, dice, nace de proyectar hacia el futuro lo que tenemos, la anticipación va de fuera hacia dentro, trata de definir cómo nos va a afectar lo que creemos va a ocurrir.

José Ignacio Goirigolzarri opina en un post reciente que, en un entorno global, donde lo principal ya no es cumplir leyes (porque no las hay ni las habrá globales), sino interpretar acontecimientos sociales, la única salida es la anticipación. La define como escuchar y entender los movimientos sociales e incorporar todas estas variables a los esquemas de decisión.

Finalmente, en un artículo muy comentado de Daniel Innerarity, leo que una de las actividades más demandadas es adivinar el futuro y que «cuando las certezas son escasas, hacerse una idea general es más importante que la acumulación de datos o el examen pormenorizado de un sector de la realidad».

Los tres textos comparten e inciden en que no cabe esperar que sean los gobiernos que hagan ese trabajo de anticipación, tan fundamental para las empresas transnacionales.

Por mi parte, y en medio de la lectura de La era del diamante, no puedo evitar comparar la anticipación con cómo el Manual ilustrado para jovencitas le cuenta a Nell las situaciones que le tocará afrontar en forma de relatos para que ella, a la hora de ocurrir las cosas de verdad, sepa responder a ellas adecuadamente (que, en ocasiones y de forma muy concreta, equivale a vivir en lugar de morir). Llevando esta comparación un poco más allá, los mitos, las historias que nos contamos a nosotros mismos cada noche, diciéndole al futuro cómo tiene que ser, ¿nos ayudarán a anticipar?

2 comentarios sobre “Anticipar”

  1. Vaya sorpresa, acabo de descubrir que andas en proceso indiano. No lo sabía. A ver qué tal te va 😉
    Respecto a la “anticipación” seguramente es una de las condiciones que nos hace más humanos, ¿no? Por lo que supone de ejercicio de imaginación sobre todo y por aquello de que las “profecías tienden a su autocumplimiento”.
    Ánimo.

    1. Es una alegría verte por aquí ya que fue en tu sitio donde leí por primera vez sobre las Indias 😉

      En cuanto a la pregunta final del post, si bien el gran papel de los mitos como herramientas que crean libertad y no dependencia está en la construcción de la comunidad y, en este sentido, a anticipar lo que pasará «dentro» (las profecías autocumplidas que comentas), la creación consciente de mitos propios me parece un proceso que también curte para escuchar y entender movimientos sociales, es decir, lo que pasa «fuera». Para ver historias detrás de hechos y datos, para saber interpretar éstos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *